! APÚNTATE AL CAMBIO CON RIOASEO ¡

Consejos prácticos para reciclar sin complicaciones

Defina un sitio en su casa

Lo primero que hay que hacer en la casa es ubicar un sitio para depositar allí los materiales reciclables de la semana. En ese orden de ideas, se aconseja tener dos bolsas (o dos canecas), uno para la basura ordinaria (color negro o gris) y otro para el material reciclable (color azul).
En esta última se debe depositar elementos como el plástico, el papel, el cartón, el vidrio y el metal, mientras que en la otra se dispone el resto de la basura (desechos de comida, papel sanitario, servilletas usadas, etc.). No se tiene que hacer la separación con bolsas de distintos colores. Solo se debe echar en una bolsa todo lo reciclable y sáquela el día indicado.
Las cooperativas formales harán una nueva separación en el centro de acopio y allí se dedicarán a reclasificar lo que se recoge, una para el plástico, otra para el papel.

Lave los materiales reciclables

Es muy importante, por cuestiones de higiene, que se laven y sequen los materiales reciclables, especialmente las bolsas, tarros y los empaques que contienen residuos de alimentos o líquidos, antes de depositarlos en la bolsa o caneca de los elementos aprovechables.
Cabe destacar que la recolección de estos materiales se hace semanalmente y por ello pueden acumular malos olores sin una limpieza adecuada.

No lo haga a última hora

No espere a que sea la frecuencia de recolección para buscar entre la basura el material reciclable. Esta práctica se facilita más si se hace como una rutina diaria.
La meta es acostumbrarse a que cada vez que tengamos un elemento reciclable lo lavemos y luego lo depositemos en la bolsa del material aprovechable. De esta manera, podrá hacer una clasificación más ordenada y efectiva, y no tendrá que ‘ensuciarse’ el día anterior a la recolección.

Instruya a toda la familia

El reciclaje es una responsabilidad de todos en la casa, no solo de la empleada de servicio o de alguno de los padres. Por esta razón, se recomienda que se instruya a toda la familia (incluyendo sobre todo a los niños) y a los empleados sobre cuáles son los materiales aprovechables, cómo tiene que ser su disposición y las consecuencias que trae no hacerlo de forma adecuada.

No bote los volantes y plegables

Mientras se va acostumbrando y aprende a separar los residuos sólidos en casa, procure tener los volantes, plegables y otros elementos que están distribuyendo las empresas de aseo cerca y en un lugar visible. Esto no solo le permitirá aclarar dudas, también le ayudará como recordatorio de que tiene que reciclar en la casa.
Por eso la recomendación es tener estos impresos publicitarios en sitios como la cocina o la oficina, que son las zonas donde más se producen residuos aprovechables.

Si dispone en un cuarto de aseo… ¡ojo!

Si vive en un edificio o un barrio y normalmente dispone su basura en un cuarto de aseo, eso no lo exime de la responsabilidad de reciclar en su casa. Es más, puede ser sancionado si no lo hace. Averigüe con su administrador o con el presidente de la junta de acción comunal y entérese de cómo debe hacer la disposición. Lo ideal es que haya algún tipo de organización y acuerdos entre los residentes.

Si no sabe qué hacer… averigüe

Inicialmente, si tiene alguna duda sobre algún material, y no sabe si es reciclable o no, bótelo con los residuos ordinarios. No obstante, se recomienda que cualquier duda sea consultada con la línea de atención al cliente de la empresa de aseo que le presta el servicio.

También puede informarse a través de Internet (hay páginas especializadas para ello) o con los escobitas o recolectores que llegan a su barrio.

RIOASEO TOTAL SIRVIENDO CON ALEGRÍA; AL CUIDADO Y PRESERVACIÓN DEL AMBIENTE